Saltar al contenido

Jazmín común (Jasminum officinale)

venta jazmin comun

El jazmín común, conocido científicamente como Jasminum officinale, es una planta trepadora perenne perteneciente a la familia Oleaceae.

Originario de regiones cálidas y templadas del Cáucaso, Irán, Afganistán, Pakistán, el Himalaya y algunas partes de China, esta especie es famosa por sus fragantes flores blancas que embellecen y aromatizan jardines y espacios exteriores.

Cuidados del jazmín común

El jazmín común (Jasminum officinale) es una planta trepadora perenne conocida por sus flores fragantes y su capacidad para cubrir estructuras verticales en jardines.

Ubicación y luz

Este jazmín requiere una ubicación con suficiente luz solar para florecer adecuadamente. Es ideal que reciba al menos de 4 a 6 horas de sol directo al día. Si se cultiva en interiores, se debe colocar cerca de una ventana soleada que le proporcione la cantidad de luz necesaria. Aunque puede tolerar algo de sombra parcial, una exposición solar óptima favorece una floración más abundante.

Riego

Durante la temporada de crecimiento (primavera – verano) la tierra donde está cultivado el jazmín debe de estar húmeda. En esta época hay que regar el jazmín de 2 a 3 veces por semana.

Introduce un dedo dentro de la tierra del jazmín, si está seca quiere decir que el jazmín necesita agua. 

Durante la época de otoño e invierno el crecimiento del jazmín se ralentiza, por lo que hay que regarlo de cada 10 días aproximadamente. Asegúrate que el suelo está húmedo pero no encharcado.

Suelo

El suelo en el que se planta el jazmín común debe ser bien drenado y fértil. Una mezcla de tierra de jardín con compost o materia orgánica es ideal para proporcionar los nutrientes necesarios y mejorar la retención de la humedad. Mantén el pH del suelo ligeramente ácido a neutro (6 o 7) es beneficioso para el.

Fertilización

La fertilización regular es importante para el jazmín común. Durante la temporada de crecimiento, se recomienda aplicar un fertilizante equilibrado cada 4 o 6 semanas. Un fertilizante específico para plantas con flores puede ayudar a promover una floración más abundante.

Poda

Después de la floración, es recomendable podar la planta para mantener su forma y fomentar un crecimiento saludable. Esto incluye eliminar las ramas muertas, dañadas o débiles y recortar las puntas de los brotes para estimular un crecimiento más denso.

Protección contra el frío

El jazmín común es relativamente resistente, pero es importante protegerlo de las heladas severas. En climas más fríos, se puede cubrir la planta con una manta antiheladas o trasladarla a un invernadero si está en una maceta. Durante los meses más cálidos, asegura una buena circulación de aire alrededor de la planta. Esto ayudara a prevenir enfermedades fúngicas como el mildiu.

Multiplicación del jazmín común

Para propagar el jazmín común, se pueden tomar esquejes semi-maduros en verano. Estos esquejes deben tener unos 10 o15 cm de largo, y se deben plantar en una mezcla de sustrato húmedo después de eliminar las hojas inferiores y sumergir el extremo cortado en hormona de enraizamiento. Mantén los esquejes en un lugar con luz indirecta y alta humedad hasta que se desarrollen raíces. Generalmente tarda unas 6 u 8 semanas.

Características del jazmín común

  • Es nativa de la región del Cáucaso, Irán, Afganistán, Pakistán, el Himalaya y algunas partes de China.
  • Las hojas son pinnadas, compuestas por 5 a 9 folíolos de forma ovalada.
  • Son perennes en climas cálidos, pero pueden ser semiperenne o caducifolias en climas más fríos.
  • Florecen principalmente en primavera y verano, aunque en climas cálidos pueden tener una floración más prolongada.
  • Puede alcanzar entre 4 y 10 metros de longitud.

Historia y origen del jazmín común

precio jazmin comun

Se teoriza que su origen proviene de la región del Himalaya (China) y de Irán. Desde estas áreas, el jazmín se extendió a otras partes de Asia, Europa y África.

En la antigua Persia, el jazmín era muy apreciado por su fragancia y belleza. Los persas introdujeron la planta en Egipto y otros países del Mediterráneo, donde rápidamente se convirtió en una planta ornamental popular en los jardines reales y en la decoración de interiores.

Durante la Edad Media, el jazmín común llegó a Europa a través de las rutas comerciales establecidas por los árabes y los cruzados. En la península ibérica, bajo la influencia de la cultura morisca, el jazmín encontró un terreno fértil y se integró profundamente en la tradición y en la jardinería española. El perfume del jazmín se convirtió en una característica distintiva de los patios y jardines de Andalucía, en particular en lugares como los jardines del Generalife y la Alhambra en Granada.

En el Renacimiento, el jazmín se extendió por toda Europa. Los jardineros italianos y franceses lo adoptaron en sus diseños de jardines. El jazmín se cultivaba en los jardines italianos de las villas toscanas. En Francia, Luis XIV (el Rey Sol) ordenó plantar jazmines en los jardines de Versalles.

El jazmín también tiene una presencia significativa en la cultura india, donde es conocido como «Mallika» en sánscrito. En India, el jazmín se utiliza en ceremonias religiosas, bodas y festividades, y es valorado tanto por su fragancia como por su simbolismo de amor y pureza.

En la medicina china, el jazmín se ha empleado para tratar afecciones del hígado y del tracto respiratorio. En la medicina ayurvédica, se ha utilizado para aliviar el estrés y la ansiedad, así como para tratar problemas de la piel.

A lo largo de los siglos, el jazmín común ha seguido siendo una planta ornamental y medicinal de gran valor. Su fragancia sigue siendo un componente esencial en la industria de la perfumería, y su belleza lo convierte en una planta favorita en jardines y paisajes de todo el mundo.

Otros nombres por los que se conoce el jazmín común o jazmín blanco

  • Jazmín de verano: Recibe este nombre por su periodo de floración, que suele ser en los meses de verano.
  • Jazmín blanco: Las flores de esta planta son de un blanco puro y emiten una fragancia intensa y dulce, lo que las hace especialmente atractivas y distintivas.
  • Jazmín de poeta: Por su belleza y fragancia, sirvió de inspiración a poetas y escritores a lo largo de la historia. Diferentes culturas y regiones utilizaban este nombre por la conexión con la literatura y la poesía.
  • Jazmín verdadero: El término «verdadero» se utiliza para referirse al género Jasminum, ya que estas plantas son las representantes auténticas del jazmín. Ejemplos de ellas son:
    • Jasminum officinale (jazmín común o jazmín del poeta)
    • Jasminum sambac (jazmín árabe)
    • Jasminum grandiflorum (jazmín español)
  • Jazmín morisco: Recibe este nombre por su asociación histórica y cultural  con la región de la península ibérica, especialmente durante el período de la dominación musulmana en España
  • Jazminero: El término «jazminero» se emplea de manera general para describir las plantas que pertenecen al género Jasminum.

Beneficios y usos del jazmín blanco

El jazmín blanco es una planta apreciada por su fragancia dulce y sus numerosas aplicaciones en la perfumería, la medicina tradicional, la cosmética.

Perfumería

Aceites esenciales: El aceite esencial de jazmín blanco es uno de los ingredientes más valorados en la industria de la perfumería. Su aroma floral, dulce y embriagador es ideal para la creación de perfumes de alta gama. Este aceite se extrae principalmente mediante enfleurage o destilación al vapor, y es conocido por su capacidad para aportar una nota exótica y lujosa a las fragancias.

Perfumes famosos: El jazmín blanco es un componente clave en muchos perfumes icónicos como Chanel No. 5, Dior J’adore y Tom Ford Jasmin Rouge. Su complejidad aromática lo convierte en un ingrediente esencial para las fragancias sofisticadas y duraderas.

Medicina tradicional

Propiedades terapéuticas: En la medicina tradicional china, el jazmín blanco se ha utilizado para tratar diversas afecciones, incluyendo problemas hepáticos, respiratorios y digestivos. Sus propiedades antiespasmódicas, sedantes y antiinflamatorias lo hacen útil para aliviar el dolor.

Ayurveda: En la medicina ayurvédica, el jazmín blanco se emplea para tratar la ansiedad, el estrés y los problemas de la piel. Su aroma calmante ayuda a equilibrar el sistema nervioso y a promover la relajación, lo que lo hace efectivo contra el insomnio y otros trastornos del sueño.

Infusiones y tés: Las flores de jazmín se utilizan para hacer té de jazmín. Este té no solo es apreciado por su sabor y aroma, sino también por sus beneficios para la salud, incluyendo efectos antioxidantes, mejora de la digestión y refuerza el sistema inmunológico.

Cómo plantar un jazmín de verano desde las semillas

jazmin comun

Preparación de las semillas

Coloca las semillas en un recipiente con agua tibia y déjalas en remojo durante 24 horas. Este proceso ablanda la cubierta de las semillas y ayuda a acelerar la germinación. Asegúrate de que las semillas sean frescas para mejorar la tasa de germinación.

Preparación del sustrato

Utiliza una mezcla de sustrato bien drenado y fértil. Una mezcla ideal podría ser una combinación de tierra para macetas, perlita y turba en partes iguales. Esta mezcla proporciona los nutrientes necesarios y asegura un buen drenaje.

Para prevenir enfermedades fúngicas, puedes desinfectar el sustrato colocándolo en el horno a 82 ºC durante 30 minutos.

Pasos para la siembra

  1. Macetas: Llena macetas pequeñas o bandejas de siembra con la mezcla de sustrato preparada. Asegúrate de que los contenedores tengan agujeros de drenaje en la base.
  2. Plantación: Coloca las semillas en la superficie del sustrato y cúbrelas con una fina capa de sustrato, aproximadamente de 0.5 cm. No las entierres demasiado profundas ya que necesitan luz para germinar.
  3. Riego: Riega suavemente el sustrato con un pulverizador para evitar desplazar las semillas. Mantén el sustrato húmedo pero no encharcado durante el proceso de germinación.

Germinación

Temperatura: Las semillas de jazmín de verano germinan mejor a temperaturas cálidas, entre 20 o 25 ºC. Puedes usar una alfombra térmica para mantener una temperatura constante.

Luz: Coloca los contenedores en un lugar que reciba luz indirecta brillante. Las semillas de jazmín necesitan luz para germinar, así que no las cubras completamente.

Humedad: Cubre las macetas o las bandejas con una envoltura de plástico transparente o una tapa de plástico para crear un ambiente húmedo tipo invernadero. Asegúrate de ventilar diariamente para evitar la acumulación de moho.

Cuidados y transplante

La germinación puede tardar de 4 a 6 semanas. Una vez que las plántulas emerjan, retira la cubierta de plástico y colócalas en un lugar con luz indirecta.

Continúa manteniendo el sustrato húmedo pero no encharcado. A medida que las plántulas crezcan, asegúrate de no regar en exceso.

Cuando las plántulas tengan al menos dos juegos de hojas verdaderas y sean lo suficientemente grandes para manipular, trasplántalas a macetas individuales más grandes o directamente en el jardín si las condiciones climáticas lo permiten. Asegúrate de preparar el suelo del jardín con compost y un buen drenaje.

Problemas comunes y soluciones del jazmín morisco o jazminero

problemas con el jazmin

El jazmín morisco o jazminero puede enfrentar varios problemas que afectan su salud y apariencia. Entre los problemas más comunes se encuentran las hojas amarillentas, las plagas y las enfermedades fúngicas.

Hojas amarillas

El amarillamiento de las hojas en el jazmín morisco puede deberse a varias causas, entre las que se incluyen el exceso o la falta de riego, la deficiencia de nutrientes y los problemas de drenaje.

Si riegas en exceso, las raíces pueden asfixiarse debido a la falta de oxígeno, lo que provoca el amarillamiento de las hojas. Por otro lado, si no riegas lo suficiente, la planta puede deshidratarse, lo que también causa que las hojas se vuelvan amarillas.

Para solucionar este problema, asegúrate de mantener un riego adecuado. El suelo debe estar uniformemente húmedo, pero no encharcado. Verifica que el suelo o la maceta tengan un buen drenaje para evitar el encharcamiento.

Si sospechas que hay una deficiencia de nutrientes, aplica un fertilizante equilibrado cada 4 o 6 semanas durante la temporada de crecimiento. Además, tienes que mantener el pH del suelo entre 6 y 7 para ayudar a la planta a absorber los nutrientes necesarios.

Plagas y enfermedades

El jazmín morisco puede ser susceptible a plagas como pulgones, cochinillas, ácaros y mosca blanca. Estas plagas chupan la savia de la planta, debilitándola y causando deformaciones en las hojas y brotes.

Los pulgones suelen agruparse en los brotes tiernos, las cochinillas se adhieren a los tallos y las hojas, los ácaros tejen pequeñas telarañas en el envés de las hojas y la mosca blanca se encuentra en la parte inferior de las hojas.

Para combatir estas plagas, realiza inspecciones regulares de la planta. Si detectas plagas, trata la planta con soluciones naturales como el jabón insecticida o el aceite de neem. Rocía todas las partes afectadas de la planta para asegurarte de eliminar las plagas.

También puedes considerar el control biológico introduciendo depredadores naturales como mariquitas, que se alimentan de pulgones.

Enfermedades Fúngicas

Las enfermedades fúngicas, como el mildiu y la podredumbre de raíces, pueden afectar al jazmín morisco, especialmente en condiciones de alta humedad y mala circulación de aire. El mildiu causa manchas amarillas o marrones en las hojas y un crecimiento de moho en la parte inferior. La podredumbre de raíces ocurre cuando las raíces están constantemente en suelo húmedo y mal drenado, provocando su descomposición.

Asegúrate de no mojar las hojas al regar y hazlo en las primeras horas de la mañana para que el agua pueda secarse durante el día. Mantén una buena circulación de aire alrededor de la planta, podando las ramas densas para permitir que el aire fluya libremente. Si las enfermedades fúngicas son severas, usa un fungicida adecuado para tratar la planta.

Crecimiento lento

El crecimiento lento o escaso del jazmín morisco puede ser causado por una deficiencia de luz, suelo pobre en nutrientes o condiciones ambientales inadecuadas. Asegúrate de que la planta reciba al menos de 4 a 6 horas de luz solar directa al día. Si el suelo es pobre en nutrientes, añade compost o materia orgánica y fertiliza regularmente con un fertilizante equilibrado.

Hojas marrones o secas

Las hojas marrones o secas pueden ser resultado de la falta de agua o de la exposición a vientos fuertes. Mantén un riego regular, especialmente en climas cálidos y secos, para asegurarte de que la planta no se deshidrate. Ubica la planta en un lugar protegido del viento o utiliza barreras físicas como cercas para minimizar el daño causado por el viento.

Mantenimiento a largo plazo de cualquier jazmín

El jazmín requiere de un cuidado continuo para mantenerse en su mejor forma año tras año. Con estos sencillos consejos aprenderás a mantener tu planta saludable, cómo rejuvenecer plantas más viejas, cómo manejar la propagación excesiva y cómo mantener la planta en su mejor forma.

Rejuvenecimiento de plantas viejas

A principios de la primavera, antes de que comience el nuevo crecimiento, realiza una poda drástica. Corta aproximadamente un tercio de las ramas más viejas y leñosas cerca de la base de la planta. Esto estimulará el crecimiento de nuevos brotes más vigorosos.

Después de la poda, asegúrate de regar bien la planta y aplicar un fertilizante equilibrado para estimular el nuevo crecimiento. Un fertilizante rico en nitrógeno ayudará a promover el desarrollo de nuevas hojas y tallos.

Propagación excesiva

Realiza podas regulares durante la temporada de crecimiento para controlar el tamaño y la forma de la planta. Corta los brotes que se extiendan más allá del área deseada y elimina cualquier crecimiento desordenado.

Utiliza enrejados, pérgolas u otros soportes para guiar el crecimiento de la planta. Esto no solo ayuda a controlar la propagación, sino que también mejora la apariencia del jazmín y permite una mejor circulación de aire.

Si la planta se ha vuelto demasiado grande, puedes dividirla a principios de la primavera. Excava la planta con cuidado y divídela en secciones más pequeñas, asegurándote de que cada sección tenga raíces saludables. Vuelve a plantar las secciones en áreas nuevas o en macetas.